primer-plano-de-lector-de-huellas-digitales_1137-5

La huella digital es la marca que deja nuestra actividad en internet, entendida como el uso y el tratamiento de nuestra identidad que hacemos público en internet. Así, el conjunto de nuestro comportamiento en la red conforma la huella digital y puede influir en la búsqueda de empleo y también en el acceso a nuevas responsabilidades dentro de la empresa.

Hoy, los consultores y especialistas en reclutamiento y selección de personal buscan el nombre de un candidato en internet y observan todo lo que tiene publicado en las redes sociales, webs personales, blogs, comentarios en foros, etc., donde cada persona ha dejado su rastro, para hacerse una idea de quién es y cómo se comporta esa persona. Tener una huella digital positiva puede influir en conseguir un trabajo y en la imagen que se transmite a las empresas. Por el contrario, si esta huella es negativa o no satisfactoria para lo que busca un empleador, puede obstaculizar el acceso a nuevas oportunidades laborales.

Para las empresas, las nuevas tecnologías marcan un camino estratégico que se está implantando también en la gestión de los RRHH. Y una de las soluciones novedosas que están llegando habla de los procesos de selección vinculados a la huella digital.

Nos dirigimos ya hacia procesos de selección inteligentes, con herramientas basadas en el uso del Big Data, que permiten gestionar automáticamente y eficientemente los procesos de captación y reclutamiento de perfiles a través de las redes sociales, como pueden ser Linkedin, Twitter, Facebook, Instagram, etc. Estas herramientas permiten rastrear los parámetros y meta competencias que las empresas buscan y realizan un rastreo de todas las personas que se adecuen a estos requerimientos previos, priorizando en aquellas que cumplan con los requisitos solicitados. Estas acciones pueden alcanzar tanto a candidatos externos como a colaborados internos.

Ofrecen en primer lugar una reducción de tiempos muy significativa, ocupando del 20 al 25% de lo invertido en los procesos de selección tradicionales. Además, facilitan información sobre la predisposición de los candidatos hacia la búsqueda de un puesto de trabajo, así como la gestión de su propio talento a través de su actividad en la red. Tiempo, coste y calidad de información son los resultados que ofrecen estas herramientas.

Consideramos que los sistemas de selección a través de la huella digital son el futuro y serán tendencia de cara a las empresas de reclutamiento de este país.