pexels-photo-106234

Voy a asumir que usted no es experto en astronomía, y aprovechándome de su ignorancia, le voy a decir que el Universo y su Big Bang tuvieron lugar hace 4.000 millones de años, no, 8.000 millones de años, mejor, 20.000 millones de años.

Estos cambios de criterio, ¿cambian su percepción de que el universo se creó hace mucho tiempo? Creo que no.

Los adalides de las nuevas tecnologías y de Internet, nos cantamañanean con cifras inasumibles con las que alimentan su narcisismo y trascendencia personal. Como si fueran partícipes de una orgía de datos, nos cuentan sin rubor los millones de seguidores de cierto video, los cientos de millones de cierto software, o los miles de millones de cierta página web.

Los números, las cifras, aportan dos elementos simultáneamente a nuestro cerebro, uno, propiamente cuantitativo que estimula el hemisferio izquierdo y se dota de significado en cuanto que número, nos permite hacer comparaciones con otras referencias que tengamos y concluir si es mucho o es poco, mayor o menor, alto o bajo.

A la vez, ese mismo valor, adquiere otro alcance cuando cae en el hemisferio cerebral derecho, y es su significado más profundo. Aquél “mucho o poco” que obteníamos con el hemisferio izquierdo, en su homólogo diestro se convierte en “no tengo dinero para pagarlo y eso me frustra”, “que insignificantes somos en el universo”, o “hay que ver que rápido ha ido, se podía haber matado”.

Nuestro hemisferio derecho es muy limitado a la hora de procesar emocionalmente números ingentes, y a partir de cierta cifra nos da igual cuánto más crece. Amancio Ortega tiene un patrimonio de unos 70.000 millones, ¿le generaría a usted una sensación diferente si tuviera 40.000 millones? No, le daría igual.

Pero hete aquí, que a D. Amancio le han destronado de la segunda posición de hombre más rico, y ahora es el cuarto, y este hecho, que tiene su justificación en algunos miles de millones, ha dado pábulo a multitud de tertulianos, quienes han compartido su opinión con el poco rubor que les es habitual.

Así es que, si usted es de esos que intentan embriagar a su audiencia con cifras de 10 dígitos, piense antes cómo lo cuenta, porque a partir de ciertos valores en el monte de los números solo hay orégano. Trate de llegar al sentimiento, estimule la actividad racional, aporte información “sentida”, y no se conforme únicamente con un “¡ooohhh!” al unísono de su audiencia, su narcisismo se lo agradecerá ya que su impacto durará mucho más tiempo.

Por cierto, se calcula que el Big Bang tuvo lugar hace unos 13.000 millones de años. ¿Y qué?

Autor: Antonio Pamos, Ph.D. CEO de Facthum