En nuestra sección Perfilando de este mes vamos a mostrar las competencias que un Director de Proyectos debería poseer para garantizar resultados exitosos y que contribuyan al crecimiento de las empresas en las que implementan su forma de gestionar los proyectos. Son tres grandes grupos de competencias en las que debería demostrar un rendimiento adecuado:

  • Competencias de carácter técnico: incluirían competencias basadas en conocimientos adquiridos por el director y que tendrían que ver con el contexto y tema del proyecto en cuestión.
  • Competencias de carácter personal: incluirían competencias que estarían orientadas a la tarea tales como la planificación y organización, la orientación a la acción, adaptación al cambio, etc. También incluirían competencias de carácter interpersonal que se podrían resumir en una buena disposición para tratar con las personas que formarían parte del equipo que se va a gestionar, incluyendo la capacidad de construir relaciones y resolver conflictos interpersonales, y la de liderar y motivar de forma adecuada al propio equipo.
  • Competencias de carácter directivo (dirección de empresas): este conjunto de competencias estarían orientadas a la capacidad del director de proyectos para vincular los recursos, la estrategia y la infraestructura de la empresa con el proyecto en cuestión.

Un Director de Proyectos debería ser capaz de hacer frente a las incertidumbres que van surgiendo a lo largo del proyecto, midiendo y valorando los riesgos que conllevan tomar decisiones en dichos contextos. Esta capacidad haría del Director de Proyectos una persona que reduciría considerablemente los riesgos asociados al proyecto. Para ello tendrá que haber utilizado procedimientos de comunicación abierta, permitiendo a todos los colaboradores expresar sus opiniones y preocupaciones.

Para evaluar las competencias críticas de este puesto, nos debemos fijar en las siguientes escalas de PAPI 3:

  • Necesidad de logro
  • Necesidad de influencia
  • Rol de líder
  • Capacidad de planificación
  • Necesidad de reglas y directrices
  • Necesidad de cambio
  • Necesidad de pertenecer a grupos
  • Cordialidad
  • Facilidad para tomar decisiones
  • Optimismo
  • Compostura interior
  • Necesidad de apoyar a los superiores

Como resumen, un buen Director de Proyecto será una persona organizada, apasionada y orientada a la meta, tomará las metas del proyecto como metas propias y utilizará sus habilidades y experiencia para inspirar en el equipo del proyecto un sentido de propósito compartido.

rueda papi